Mi sueño era ser carabinera, desde pequeña siempre supe que quería serlo, cada vez que veía a alguno sentía que mi corazón latía fuerte y que había nacido para eso, lamentablemente a dos años de salir de la enseñanza media se me detectó una enfermedad crónica que hizo inviable mi sueño, es por eso que en esta fecha, cada año, me pongo melancólica y muy triste por no haber sido parte de esta institución. Cada año trato de analizarlo de distinta manera, años anteriores había tomado una posición positiva pensando que ‘era lo mejor’ ‘por algo no resultó’ ‘me podría haber pasado algo’, pero ya estoy cansada de tener que ver el lado positivo de las cosas, pasé todas las etapas pero mi papá no me dejo ir a la siguiente, y yo como hija modelo le hice caso, supongo que lo hizo ‘para protegerme’, pero era algo que necesitaba vivir, quizás hubiera quedado en esfocar después de todo, o tal ves no, pero no lo sé porque no llegué hasta donde pude haber llegado, y eso hoy me pesa mas que nada en el mundo,  ¿por qué no lo intenté? un día mientras me hacia un examen me encontré con una muchacha carabinera, se lo mencioné a mi madre y ella le preguntó que cómo lo había hecho para ingresar, y ella dijo que no era problema mi enfermedad, que no era un punto de rechazo, lo peor es que por más que trate de olvidar, siempre en esta fecha recordaré lo que pude haber sido.

 

Carabineros-3