¿Y si estoy muerta y no lo he notado? Lo he intentado tantas veces, que puede ser que alguna vez haya funcionado. No es que quiera poner en duda mi existencia, pero últimamente los cortes ya no dueles, los fármacos no me hacen nada, ya no me veo al espejo.

Cada día es igual, no varía mucho el lunes del martes, el martes del miércoles.

No recuerdo haber reído ni llorado. Quizás ahora soy un  alma distanciada de su cuerpo, no sé si realmente era lo que quería.

¡No he visto mi sombra hace días! parece que al fin a mi meta he llegado. ¿Cómo lo habré hecho? no recuerdo.

No quería hacerlo, solo intentaba olvidar.