He llorado tanto que mis lágrimas no son más que cenizas de dolor,

duelo eterno juzgándome a cada momento,

odio decirlo pero mi alma es débil y  mi mente más aún

suplicio infame que me hace ahogarme,

ahogarme en los más oscuros pensamientos de un laberinto sin luz

llevo meses planeando, noches eternas viendo cada detalle

ya no tengo sentimientos, se han fugado con mi honestidad, mi dominio y mi auto control

aléjense de mi, no soy más que caos

caos itinerante, tal como los circos antiguos, el show debe continuar.

Sonrisa eterna que oculta deseos de un adiós eterno

debí pedirle que sacará sus manos de encima,

debí poner más resistencia, debí pedir ayuda cuando correspondía,

ahora solo me queda pagar por mis errores,

¡oh Karma! termina tu trabajo de una vez,

si me quieres lejos lo acataré pero no me sigas torturando.

El pecho se oprime, las pupilas se dilatan

No poder amar, es el mayor castigo que pude recibir,

no poder compartir mi vida con alguien, cuanto dolor,

destinada a estar en mi propio mundo, no por opción.