Si ella lo amara, no le quitaría su energía

Si ella lo amara, no le diría que fue solo un error

No le diría ‘quédate solo conmigo’, querría compartir su jovialidad con el mundo

¡pero que egoísmo el de aquella mujer!,

el quererlo sin quererlo.

Decirle te amo con la mirada, pero destruirlo con el pensamiento.

Pobre de aquel hombre que soporta todo por un mal llamado afecto.

Pobre de él, cuando su mundo sea destruido por tan despiadada manipuladora.