La solitaria noche, se hacía cada vez más oscura, teniendo pensamientos divagantes sobre una vida sin desafíos.
Tratando de buscar sentido a algo que quizás jamás tendría sentido.
Perdiendo tiempo rozando los pensar es profundos de agonía.
Contemplaba la nada, y nunca tuve más satisfacción que en ese momento.
Trate por años encontrar aquello, eso que me llenara, y no era más que mi propia mente a quien necesitaba.
Inhalando todas las formas de colores autóctonos del alma.
Pensar De cierto modo me llevo a la locura insana, me llevo a paraísos extraterrenales,  universos dispersos, llenos de multitudes eufórica de conocimiento, aprehender.
Al fin pude notar la diferencia de los cosmos!
Hice todo mal una vez, y ahora al fin lo pude captar.
Somos ignorantes de nuestra propia ignorancia, creemos saberlo todo, pero ¡cuanta soberbia!
Somos nada pretendiendo y creyendo que lo somos todo…

PD.  Disculpen las faltas de ortografía.  El autocorrector a veces actúa como quiere.