Silencio.
Otorguemonos las miradas fugitivas ante el abuso de la palabra
Callemos.
Los latidos surgiran desde lo mas profundo expresando lo que sentimos.
Inhalemos.
Sumerjamonos en un roce eterno de labios.