Pienso.
Pienso. Pienso.
A veces siento que lo hago demasiado,
Cuestionarme el sentido de la vida,
El sentido de la existencia.
Acabar con el mundo que conozco en tan sólo un par de segundos.
Mi cuerpo frágil, diluido ante miradas fugitivas,
Sólo lo quería a él,
Pero actue como un ser despreciable, y caí en el rencor.
Cegada totalmente tomé aquella decisión.
Le dije adiós a la vida. Adiós al amor.