Y yo bailo con ella porque es la única que me ha dicho linda. Que me quiere a pesar de mis defectos. No me juzga y lo único que pide es que la siga. Es mi amante incomprendida, nos amamos, pero soy muy cobarde para estar con ella, a veces desearía que solo me abrazara y me rescatara.

¡Y yo no hablo de ella porque me da vergüenza! que locura pensar que alguien pudiera comprenderme. Mi amante perpetua.

La conocí un día de verano, mientras mis ríos de sangre llenaban la habitación, mientras que mi corazón latía cada vez con menos presión.

¡Yo he querido huir con ella! Dicen por ahí que es una decisión de cobardes, pero yo la respeto, y respeto a quienes han decidido acompañarla hasta el infinito.

Cuantas veces he llamado a su puerta, y como una imbécil me he quedado de pie ante el umbral, quiero valentía, valentía para dar ese paso.

Creo que ha llegado el momento, el suave roce de cuerda rodea mi cuello, al fin siento alegría, saber que estaré con ella para siempre.

¡Oh querida muerte llévame contigo! ayúdame a ser tuya, quiero ser parte de ti, fundámonos en el oscuro hogar de medusa, solo quiero ser tuya. Solo quiero ser tuya…