-Aunque no lo crean, no soy perfecta- el auditorio ríe.

-Por lo general soy una persona que trata de ir con una sonrisa en la cara por la vida, aunque esto no significa que lo logre. Creo que si tuvieran que definirme, la palabra apropiada sería: weona de mierda (risas descontroladas desde el público)

(Pausa para tomar un sorbo de agua)

– Pero ya me he acostumbrado a vivir con eso, nunca es tarde para cambiar, pero créanme que estoy bien así. La vida me ha enseñado a tener un macro muro y no mostrarme tal como soy, y cada vez que dejo a alguien ingresar (hacer una excepción a la regla) esa persona termina dañándome mucho, y es cuando escucho en mi mente un ‘te lo advertí’. Si les soy sincera, creo que jamás van a conocer a mi verdadero yo, pero no es algo que me preocupe […]